Se encuentra usted aquí

Disponible en:Español

Alicia Bárcena llama a terminar con la cultura de los privilegios y a garantizar el derecho al desarrollo de las generaciones futuras

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL participó en la 44º Reunión Mundial de Academias Diplomáticas que se realiza en Santiago, Chile.

8 de septiembre de 2017|Noticia

img_6683_1.jpg

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL junto al Director de la Academia Diplomática de Chile, Juan Somavía.
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL junto a Juan Somavía, Director de la Academia Diplomática de Chile.
Foto: Ximena Puccio/Academia Diplomática de Chile.

América Latina y el Caribe debe terminar con la cultura de los privilegios y avanzar hacia la igualdad económica, social y ambiental para garantizar el derecho al desarrollo de las futuras generaciones, afirmó hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La máxima representante del organismo regional de las Naciones Unidas participó en la 44º Reunión Mundial de Academias Diplomáticas sobre el contenido y la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que se realiza en Santiago, Chile.

Durante su intervención titulada “Diplomáticos para el futuro”, Alicia Bárcena repasó el contexto internacional y las crecientes tensiones de la globalización y aseguró que las academias diplomáticas tienen hoy el desafío de instruir a sus alumnos sobre la importancia de esta agenda global.

Precisó que la Agenda 2030, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2015, es la respuesta de la comunidad internacional a las enormes asimetrías económicas, sociales y ambientales imperantes.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL afirmó que la desigualdad es un desafío estructural que conspira contra el desarrollo sostenible y es central para el cumplimiento de la Agenda 2030.

Añadió que alcanzar la igualdad requiere incorporar los 17 objetivos de desarrollo sostenible en los planes de desarrollo y sus presupuestos y poner en marcha una nueva generación de políticas sociales con un enfoque sistémico que cautele avances y evite retrocesos.

Alicia Bárcena señaló además que se requieren políticas económicas que impulsen un cambio estructural progresivo con mejores empleos, mayor productividad y mejores retribuciones del factor trabajo y desactivar los nodos críticos de los circuitos viciosos de la desigualdad propiciando la participación plena de las mujeres.

Afirmó que la agenda global propicia y requiere del desarrollo de nuevos pactos sociales, sin embargo –dijo-, estos requieren del imprescindible apoyo de actores políticos y sociales.

“Debemos cambiar el rumbo de la conversación entre el Estado, el mercado y la sociedad”, señaló la alta funcionaria de las Naciones Unidas.

Asimismo, instó al fortalecimiento de la cooperación multilateral y aseguró que “un sistema multilateral abierto al comercio con reducción de asimetrías productivas y tecnológicas, favorece la creación de empleos en las economías en desarrollo y diluye las tensiones políticas de la migración”.

Recordó que en América Latina y el Caribe, 30 millones de personas viven en otro país que no es el de su nacimiento, cifra que constituye el 4% de la población total de la región.

En esa línea recordó el llamado del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, a la prevención de la migración para garantizar los derechos de quienes deben abandonar su país de origen.

Finalmente, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL advirtió sobre las tensiones que los avances tecnológicos plantean para el futuro del trabajo y resaltó la importancia de un gran impulso ambiental para la igualdad y la sostenibilidad.

Suscripción

Reciba las novedades de la CEPAL por correo electrónico

Suscríbase